miércoles, 11 de febrero de 2015

1. Debes elegir siempre buenos colaboradores. Parece obvio, pero los mejores colaboradores son los que pueden estar en desacuerdo contigo. Es decir, son apasionados, tienen sus opiniones y solo te dirán que “sí” cuando realmente lo consideren correcto.
2. Trata de aprender a hacer familiar lo extraño y extraño lo familiar. Asume a Shakespeare como si fuera una nueva obra y trata cada nueva obra como si fuera de Shakespeare.
3. Si tienes la oportunidad, por favor trabaja con Judi Dench.
4. Aprende a decir: ‘No tengo esa respuesta’. Podría ser el comienzo de un buen día de ensayo/trabajo.
5. Visita el antiguo anfiteatro de Epidauro en Grecia. Te hará entender de qué estás siendo parte y cambiará tu manera de ver el mundo. Si eres un artista, te sentirás en el centro y nunca más en la periferia.
6. Evita, por favor, todas las metáforas de obras de teatros o películas como “obras cumbres” o en “la cima” de tu carrera; trata con absoluto desprecio la palabra “definitiva”; y, si alguien utiliza la palabra “obra maestra”, esa persona no sabe lo que está haciendo. La búsqueda de la perfección es un juego de tontos.
7. Si estás dirigiendo una obra de teatro o una película debes tener una forma secreta de relacionarte con ella. A veces se trata de un elemento trascendental. American Beauty, para mí, fue sobre mi adolescencia. Road to Perdition fue sobre mi infancia. Skyfall fue sobre la mediana edad y la mortalidad. A veces se trata de elementos sencillos. Quizás es solo una idea simple. ¿Qué tal si hacemos todo en un club nocturno, por ejemplo? El hecho es que no es suficiente admirar el guion, tienes que encontrar una manera en que este sea tuyo, de apropiarte por completo de él.
8. La confianza es esencial, pero el ego no lo es.
9. El teatro es el medio del escritor y del actor; el director ocupa un distante tercer lugar. Si lo que buscas en viaje ególatra propio, pasa directo a las películas.
10. Compra un buen ser de anteojeras. No leas las críticas (reviews). Es suficiente saber si son positivas o negativas. Cuando empecé, los artistas superaban ampliamente el número comentaristas. Ahora hay mil opiniones públicas publicadas para cada obra de arte. Sin importar lo fuerte que seas, la confianza es esencial para lo que haces, y la confianza es algo frágil. Protégela. Como T.S. Eliot decía: enséñanos a cuidarnos, y a que no nos importe (teach us to care, and not to care).
11. Dirige un teatro. Una obra es temporal, un edificio es permanente. Trata de crear algo que permanezca detrás y que sea utilizado y amado por otros.
12. Nunca serás demasiado viejo para aprender algo nuevo, y eso lo recordé cuando aprendí a esquiar con mi hijo de 10 años. Él, por supuesto, lo logró en 10 minutos, mientras yo estuve cuatro días zigzagueando de arriba abajo, pareciendo un completo idiota. Pero, no deben sentir miedo al ridículo. Esa es una parte esencial del proceso de aprendizaje.
13. No existe lo correcto y lo incorrecto, solo existe lo interesante y lo menos interesante.
14. La pintura, la novela, la poesía, la música… todas son formas superiores del arte. Pero el teatro y el cine pueden aprovecharse de todas ellas.
15. No existen los preestrenos (previews) en Broadway.
16. Peter Brook dice: “El viaje es el destino”. No piensen en el producto, o -¡por Dios!- en la respuesta de la audiencia. Piensen solo en el descubrimiento y en el proceso. Una de mis citas favoritas de Hamlet es de Polonius: “Desde las indirecciones encuentra tu propia dirección”.
17. Aprende cuándo debes cerrar la boca. Todavía estoy trabajando en eso.
18. Cuando tienes un elenco de 20 personas, significa que tienes 20 imaginaciones trabajando contigo en el mismo lugar. Utilízalas.
19. Por favor, recuerden que los Oscars son un show de televisión.
20. “Di todo un poco más rápido”, exclamaba Robert Frost. Él no estaba equivocado en ese punto.
21. La segunda producción de un musical siempre es mejor que la primera.
22. Aprende a aceptar la culpa de todo. Si el guion era pobre, entonces no trabajaste lo suficiente con el escritor. Si el actor falla, tú también fallaste. Si los sets, la iluminación, el póster o el vestuario quedan mal, recuerda que tú les distes la aprobación. Así que ejercita tus hombros, porque deben ser muy amplios para cargar con toda la responsabilidad.
23. En una película, tu héroe puede eliminar a 500 enemigos, pero si se fuma un maldito cigarrillo estarás en serios problemas.
24. Ten siempre una carrera alternativa bajo la manga. La mía es ser un comentarista de cricket. Nunca pondrás en práctica esta profesión, pero considerarla te ayudará a dormir por las noches.
25. Nunca, jamás, olvides qué afortunado eres al hacer algo que amas.